Hario

El portafiltro de diseño especial posee características que interfieren en la extracción y consecuentemente en la calidad del café. El resultado es una bebida limpia (sin residuos en la taza), que resalta notas sensoriales y aromáticas del grano de café. Su preparación no lleva más de 4 minutos. Por cuenta de su formato en cono, el polvo del café queda en una capa más gruesa, permitiendo una ventilación regular. El agua pasa por el centro aumentando el tiempo de contacto con el polvo, garantizando un buen sabor. Sus líneas en espiral permiten que el aire escape durante el filtrado, facilitando el flujo de agua y expansión del polvo.

Publicaciones Similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *